Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2014.

La flojera de los pobres

20141215015316-1197662756-f.jpg

Érase una vez un país donde un 43 % creía que los pobres deben su situación a su propia flojera y falta de iniciativa. ¿Qué país será? ¿En qué sociedad las oportunidades son tantas y accesibles igualitariamente como para suponer flojo a quien no las tome? Uno podría pensar en los estados de bienestar escandinavos, con sus ingresos y voluntad política para sostenerlos... Pero no, es Chile. La Encuesta CEP de noviembre de 2014 preguntó acerca de la pobreza: “¿Cuáles de las alternativas de esta lista cree Ud. que son las dos causas más frecuentes de que estas personas sean pobres?”. Un 43 % eligió “La flojera y la falta de iniciativa”.[1]

Lo interesante es que los datos no cuadran si intentamos explicar tal mito clasista: nuestra distribución de ingresos impide decir que ese 43 % corresponde a laboriosos y emprendedores de altos ingresos. Los datos oficiales del 2011 señalan que para pertenecer al 4 % de los trabajadores con salarios más altos, se deben recibir desde la “reguleque” cifra de $ 2.064.000.-... ¡brutos! Es decir, aunque ese 4 % de “ricos” hubieran contestado la Encuesta CEP, cosa estadísticamente imposible, el 39 % restante no es “rico”. Probablemente son parte del 66,8 % que recibe un sueldo de menos de $ 516.000.- brutos.[2]

Una parte no menor de ese 43 % correspondería a quienes todo les cuesta demasiado, en esfuerzo y dinero. Quienes no tienen mucha opción de salir de esa rueda de hámster que es su vida. Tal vez sus hijos sí... de coincidir diversos factores y si luego se endeudan en una buena educación. Quienes sobreviven así no son flojos; mas, califican de flojos a personas parecidas a ellos en ingresos y estilo de vida. Ese clasismo indica que nos encontramos ante un asunto que en el fondo es ideológico: creencias y percepciones. Cuestiones sin un correlato “objetivo” con las cifras y realidad “material” del país.

Así, en un ejercicio no exhaustivo, diremos aquí que se trata de ciertos problemas que, por sí solos o entremezclados, dan lugar al mito clasista de “La flojera y la falta de iniciativa” de los pobres:

1. Problema de inducción: se sacan conclusiones generales de casos particulares. ¿Cuántos pobres conocerá ese 43 %? ¿Todos ellos son flojos? Incluso si fueran unos miles (sabiendo que sería imposible), el universo de pobres en Chile es mucho mayor. Esa pequeña muestra no da para establecer la regla general “pobre = flojo”.

2. Problema de desinformación: la situación socioeconómica en el país se relaciona directamente a una situación estructural: una brecha creciente entre productividad y salarios. Cuestión que rebasa la iniciativa personal y una también mítica meritocracia (hasta aceptando excepciones): los ingresos líquidos del 69,7 % de los trabajadores chilenos son de menos de $ 400 mil y la participación del 1% más rico en el ingreso total del país es de un 30,5 %.[3]

3. Problema de contexto: en Chile, como en toda sociedad, existe un escenario que enmarca las relaciones socioeconómicas; y, por ende, influye en las oportunidades de las personas. En nuestro caso ello comprende una legalidad pro grandes compañías y millonarios (ni siquiera pro altos ingresos), un sistema impositivo regresivo, leyes laborales que desprotegen a los trabajadores, inexistencia de derechos garantizados, etc.

4. Problema de falta de crítica: se acepta el mundo tal como es, sin mayor análisis de por qué es así. No se consideran alternativas y, al suponer al sistema chileno “normal” y “bueno”, quien estaría mal es el “desadaptado”: criticar el sistema sería muestra de debilidad, legitimación de la falta de esfuerzo, etc.

5. Problema de falta de empatía-compasión: son los individualistas para quienes los padecimientos de los demás no importan o son responsabilidad exclusiva de quienes los sufren; más allá de sus circunstancias e historias personales, contexto y cultura. Para estos “niños símbolo” del modelo, su propia experiencia y valores egoístas son “los” criterios para juzgar al mundo (¡cuídese de ellos!).

En relación a esos cinco pre-juicios, esperamos encarecidamente que estemos sólo ante falta de información y/o de saber razonar. Ambas cuestiones, afortunadamente, solucionables al ser inconvenientes derivados de una mala educación. Pero, asimismo, es necesario considerar la validación que ha alcanzado el sistema neoliberal. De donde se puede especular que, al menos un 43 % de compatriotas... ¡cree que dicho sistema convirtió a Chile en un país de oportunidades! Cobraría así lógica la supuesta flojera de quienes no toman esas oportunidades, de los que “quieren todo regalado”.[4]

Y en realidad, seamos sinceros, bastaría esforzarse y laborar más... unas 16 horas para que (asumiendo los menos de $ 400 mil que son el salario líquido del 69,7 % de los trabajadores chilenos) puedan ganar $ 800 mil. O mostrar aun más iniciativa y conseguir tres trabajos y percibir $ 1 millón 200 mil. Sí pues, no sean flojos: ¡¿quieren o no surgir?! Entonces, trabajen 24 horas... Lo malo es que aun así, en ese ejercicio estúpidamente fantástico, no llegan a la “cima” del 4 % de los salarios más altos.

El problema de la pobreza es muy complejo y se entremezclan circunstancias e historias personales, el contexto y la cultura.[5] Y si bien no se trata de ensalzar a los pobres, afirmar simplonamente que ellos deben su situación a su propia flojera, es ignorar cómo se vive en tu país y/o no manejar datos de él. O sea, es ser un flojo intelectualmente hablando. Pero, por sobre todo, es una postura moral miserable y peligrosa para la sociedad.

¿Sabes qué Robinson Crusoe? Haces que me avergüence de ser chileno. Ándate a una isla deshabitada a vivir solo y si necesitas que te echen una mano... ¡pídeselo a la “mano invisible”!



[1] En julio-agosto del año pasado un 53 % respondió lo mismo, ver: http://www.elmostradormercados.cl/grafico/chilenos-siguen-creyendo-que-la-flojera-es-una-de-los-principales-razones-de-que-haya-pobreza-en-el-pais/. La más elegida, este año y el pasado, fue “La falta de educación”, con un 49 % y un 52 % respectivamente.

[2] Gobierno de Chile. 2012. ENCLA 2011. Informe de Resultados. Séptima encuesta laboral. Departamento de Estudios de la Dirección del Trabajo. Ver: http://www.dt.gob.cl/documentacion/1612/w3-article-101347.html.

[3] Para la primera cifra, ver: PAÉZ, A. 2014. Acumulación y bajos salarios; la precarización del trabajo en el siglo XXI. En: http://www.fundacionsol.cl/wp-content/uploads/2014/09/CHILE-21-010914.pdf. Estos montos son aun más bajos que los de la Dirección del Trabajo. Para la segunda cifra, ver: LÓPEZ, R.; FIGUEROA, E. y GUTIÉRREZ, P. 2013. “La ‘parte del león’: Nuevas estimaciones de la participación de los súper ricos en el ingreso de Chile”.  En: Serie Documentos de Trabajo 379. Departamento de Economía, Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile. En: http://www.econ.uchile.cl/uploads/publicacion/306018fadb3ac79952bf1395a555a90a86633790.pdf.

[4] Me informa un amigo que en Ecuador el mito del “indio” o el “cholo” flojo, se terminó cuando las millonarias remesas de los emigrados y los títulos profesionales con que algunos volvían del extranjero, dejaron en claro el problema real: la falta de oportunidades en el propio país.

[5] De hecho, no hemos querido entrar aquí en la discusión de los modelos de desarrollo: ¿efectivamente es válido o conveniente que los pobres o las primeras naciones “entren” al sistema?

14/12/2014 19:53 andrés monares #. sin tema Hay 2 comentarios.

Ahórrate el esfuerzo...

Con algun@s, no hay caso

16/12/2014 10:06 andrés monares #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Gran concurso gran

20141224022809-alusa.jpg

En esta foto de una detención ciudadana, el delincuente capturado de la foto es:

a. Un empresario millonario que emitió boletas a nombre de su esposa por trabajos no realizados a fin de conseguir devoluciones de impuestos.

b. Un joven hijo de un político adinerado que atropelló a una persona y huyó sin prestarle ayuda, muriendo luego la víctima.

c. Un gran empresario del retail que luego del terremoto de 2010 ingresó alimentos al país como ayuda humanitaria (que no pagan impuestos) y luego los vendió al Estado.

d. Uno de los altos ejecutivos de las farmacias que se pusieron de acuerdo para subir los precios de los remedios crónicos, o sea, los que la gente no puede dejar de tomar.

e. Uno de los altos ejecutivos de la multitienda que engañaron al mercado para hacer subir sus acciones.

f. Un joven pobre que le arrebató un celular a un anciano.

 

Si Ud. acertó, ¡le hacemos llegar a un delincuente a su propia casa por todo un fin de semana para que lo torture a placer!... ¡Saque a su facho interno y gócelo!

23/12/2014 20:28 andrés monares #. sin tema Hay 3 comentarios.

Tomás Moro y las reformas "demoníacas"

20141230161000-hh-thomas-moore048.jpg

Las élites y los economistas, sus defensores "científicos", poniendo el grito en el cielo por lo obvio... tantos años de engorda los mala costumbraron:

"Esa élite acomodada y sus cortesanos tecnócratas, predican las terribles consecuencias generales que supondría intervenir su autonomía. Según alegan, no hay nada peor para cualquier sociedad que negarles a los ricos esos privilegios e impedirles acceder a más riqueza. Esos embustes transformados en una insostenible lógica argumentativa, han marcado la tendencia de la acción política liberal moderna y neoliberal actual. Pero, aún teniendo presente su absurdo y su evidente parcialidad, han logrado convencer a una gran cantidad de personas de algo que va hasta contra el sentido común (de hecho, un sentido tan caro a la Ilustración). Para citar un típico ejemplo de esas “argucias”, desde la comodidad que les permiten sus altos ingresos, los economistas ortodoxos afirman junto a los grandes empresarios, lo conveniente que sería para todos no subir y hasta rebajar los salarios de los trabajadores. En relación a este atentado para la supervivencia de la mayoría de la humanidad, las propias teorías ecológico-deterministas o naturalistas en Antropología señalan: “algunos aspectos de lo que llamamos progreso o avance evolutivo son, de hecho, patológicos o desadaptativos”. Pueden llegar a buscar “la preservación de instituciones particulares políticas, sociales o económicas, tal vez a expensas de los sistemas vivientes” (Rappaport 1993: 288). La recurrente y corrupta connivencia actual entre lo productivo-comercial y la política, puede ser acertadamente descrita con las palabras Tomás Moro:

’...un conglomerado de gentes ricas que a la sombra y en nombre de la República, sólo se ocupan de su propio bienestar, discurriendo toda clase de procedimientos y argucias, tanto para seguir, sin temor a perderlo, en posesión de lo que adquirieron por malas artes, como para beneficiarse, al menor costo posible, del trabajo y esfuerzo de los pobres y abusar de ellos. Y así que consiguen que sus maquinaciones se manden observar en nombre de todos y, por tanto, en el de los pobres también, ya las ven convertidas en leyes’ "

 

Texto extraído de Reforma e Ilustración. Los teólogos que construyeron la Modernidad, 2012, Editorial Ayun, Santiago.

30/12/2014 10:10 andrés monares #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris