Facebook Twitter Google +1     Admin

El Requerimiento: la absurda "legalidad" de la invasión española

20191012160124-crimenes-violaciones-y-perros-asesinos-ferlosio-y-la-maldicion-de-las-indias.jpg

Nota preliminar

Durante la conquista de América algunos teólogos pensaron que despojar a los indios de sus tierras, sin aviso ni derecho legal, ponía en peligro la “salvación eterna” de los Reyes de España. La solución a este dilema fue el Requerimiento. Escrito para ser leído frente a los enemigos antes de que comenzara la batalla, el documento les da la oportunidad de someterse pacíficamente a la autoridad de los reyes de Castilla.

Concluye que si los indios no aceptan la autoridad real, entonces serán culpables de “las muertes y daños que de ello se siguiesen”.

En muchas ocasiones los españoles cumplieron con la exigencia legal de leer el texto antes de atacar a los indios. Lo hacían desde barcos o desde la cumbre de una colina, a grandes distancias de los indios, a veces en castellano y otras en latín. Luego, un notario certificaba por escrito que los indios habían sido advertidos.

Sobre el Requerimiento dijo fray Bartolomé de las Casas: “Es una burla de la verdad y de la justicia y un gran insulto a nuestra fe cristiana y a la piedad y caridad de Jesucristo, y no tiene ninguna legalidad”.

El Requerimiento se usó durante décadas.

 

 

Requerimiento

De parte del rey, don Fernando, y de su hija, doña Juana, reina de Castilla y León, domadores de pueblos bárbaros, nosotros, sus siervos, os notificamos y os hacemos saber, como mejor podemos, que Dios nuestro Señor, uno y eterno, creó el cielo y la tierra, y un hombre y una mujer, de quien nos y vosotros y todos los hombres del mundo fueron y son descendientes y procreados, y todos los que después de nosotros vinieran. Mas por la muchedumbre de la generación que de éstos ha salido desde hace cinco mil y hasta más años que el mundo fue creado, fue necesario que los unos hombres fuesen por una parte y otros por otra, y se dividiesen por muchos reinos y provincias, que en una sola no se podían sostener y conservar.

De todas estas gentes Dios nuestro Señor dio cargo a uno, que fue llamado san Pedro, para que de todos los hombres del mundo fuese señor y superior a quien todos obedeciesen, y fue cabeza de todo el linaje humano, dondequiera que los hombres viniesen en cualquier ley, secta o creencia; y diole todo el mundo por su Reino y jurisdicción, y como quiera que él mandó poner su silla en Roma, como en lugar más aparejado para regir el mundo, y juzgar y gobernar a todas las gentes, cristianos, moros, judíos, gentiles o de cualquier otra secta o creencia que fueren. A este llamaron Papa, porque quiere decir admirable, padre mayor y gobernador de todos los hombres. A este san Pedro obedecieron y tomaron por señor, rey y superior del universo los que en aquel tiempo vivían, y así mismo han tenido a todos los otros que después de él fueron elegidos al pontificado, y así se ha continuado hasta ahora, y continuará hasta que el mundo se acabe.

Uno de los Pontífices pasados que en lugar de éste sucedió en aquella dignidad y silla que he dicho, como señor del mundo hizo donación de estas islas y tierra firme del mar Océano a los dichos Rey y Reina y sus sucesores en estos reinos, con todo lo que en ella hay, según se contiene en ciertas escrituras que sobre ello pasaron, según se ha dicho, que podréis ver si quisieseis.

Así que Sus Majestades son reyes y señores de estas islas y tierra firme por virtud de la dicha donación; y como a tales reyes y señores algunas islas más y casi todas a quien esto ha sido notificado, han recibido a Sus Majestades, y los han obedecido y servido y sirven como súbditos lo deben hacer, y con buena voluntad y sin ninguna resistencia y luego sin dilación, como fueron informados de los susodichos, obedecieron y recibieron los varones religiosos que Sus Altezas les enviaban para que les predicasen y enseñasen nuestra Santa Fe y todos ellos de su libre, agradable voluntad, sin premio ni condición alguna, se tornaron cristianos y lo son, y Sus Majestades los recibieron alegre y benignamente, y así los mandaron tratar como a los otros súbditos y vasallos; y vosotros sois tenidos y obligados a hacer lo mismo.

Por ende, como mejor podemos, os rogamos y requerimos que entendáis bien esto que os hemos dicho, y toméis para entenderlo y deliberar sobre ello el tiempo que fuere justo, y reconozcáis a la Iglesia por señora y superiora del universo mundo, y al Sumo Pontífice, llamado Papa, en su nombre, y al Rey y reina doña Juana, nuestros señores, en su lugar, como a superiores y reyes de esas islas y tierra firme, por virtud de la dicha donación y consintáis y deis lugar que estos padres religiosos os declaren y prediquen lo susodicho.

Si así lo hicieseis, haréis bien, y aquello que sois tenidos y obligados, y Sus Altezas y nos en su nombre, os recibiremos con todo amor y caridad, y os dejaremos vuestras mujeres e hijos y haciendas libres y sin servidumbre, para que de ellas y de vosotros hagáis libremente lo que quisieseis y por bien tuvieseis, y no os compelerán a que os tornéis cristianos, salvo si vosotros informados de la verdad os quisieseis convertir a nuestra santa Fe Católica, como lo han hecho casi todos los vecinos de las otras islas, y allende de esto sus Majestades os concederán privilegios y exenciones, y os harán muchas mercedes.

Y si así no lo hicieseis o en ello maliciosamente pusieseis dilación, os certifico que con la ayuda de Dios nosotros entraremos poderosamente contra vosotros, y os haremos guerra por todas las partes y maneras que pudiéramos, y os sujetaremos al yugo y obediencia de la Iglesia y de Sus Majestades, y tomaremos vuestras personas y de vuestras mujeres e hijos y los haremos esclavos, y como tales los venderemos y dispondremos de ellos como Sus Majestades mandaren, y os tomaremos vuestros bienes, y os haremos todos los males y daños que pudiéramos, como a vasallos que no obedecen ni quieren recibir a su señor y le resisten y contradicen; y protestamos que las muertes y daños que de ello se siguiesen sea a vuestra culpa y no de Sus Majestades, ni nuestra, ni de estos caballeros que con nosotros vienen.

Y de como lo decimos y requerimos pedimos al presente escribano que nos lo dé por testimonio signado, y a los presente rogamos que de ello sean testigos.

 

FIN

 

Nota:

Redactado por Juan López de Palacios: Jurista y consejero real, quien se encargaba de sustentar la justicia de las empresas reales (“sastre jurídico”). Su obra De Justitia et Jure obtentionis ac retentionis regni Navarrae, fue la apología final de la conquista de Navarra. Autor también del Tratado de las Islas (1512), e inspirador de la legislación española para América, recogió ampliamente el concepto de la “inmadurez” de los indígenas, los cuales debían ser protegidos, como tiernos vástagos, hasta de sus propios defectos.

 

FUENTE: https://ciudadseva.com/texto/requerimiento/.

12/10/2019 10:01 andrés monares #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Triunfo del NO: a 31 años de la gran estafa

20191005163634-concerta.jpg

Por más que la Concertación se exculpara durante años públicamente por no haber podido reformar el binominalismo, en verdad no estaba dentro de sus intenciones hacerlo. La opción por detentar el poder como un fin en sí, fue disfrazada bajo el discurso de no crear conflictos para permitir la gobernabilidad y la paz social. A trece años de recuperada la democracia el propio Patricio Aylwin declaraba que, a pesar de que no era partidario del binominalismo, “reconozco que le da estabilidad a los gobiernos y conduce a gobiernos de mayoría”.[1] Así las cosas, a nadie puede extrañar que la coalición no reformara el sistema electoral cuando en el gobierno de Ricardo Lagos tuvo (entre agosto de 2000 y marzo de 2002) mayoría en ambas cámaras del Congreso; ni tampoco lo hiciera Michelle Bachelet en su primer gobierno (2006-2010), quien también gozó de mayoría en el Congreso desde el inicio de su administración. Hubo que esperar a su segundo gobierno para que en 2015 se diera fin al sistema binominal.[2]

La cúpula dirigencial de la Concertación actuó así porque terminó por adscribirse al neoliberalismo, a su sistema económico o a la llamada “obra del régimen militar”. Porque habían dejado de creer en una cuestión primordial y básica de un verdadero régimen democrático: la soberanía del pueblo. Los hechos han dejado en evidencia que el liderazgo de la Concertación, y luego parte de sus militantes, desarrollaron y/o adoptaron una política (pseudo)democrática de tintes autoritarios y de carácter cupular. No tuvieron problema alguno en dejar a “Chile entre dos derechas”, como señaló el 2002 Sergio Aguiló, diputado del Partido Socialista. Al contrario, muchos y muchas lo hicieron con total convencimiento y entusiasmo:

…las agendas de la Concertación y de la Alianza por Chile son, en lo fundamental, idénticas. Son de derecha, sin más. Y ese es el principal problema político de nuestro país en estos tiempos: tener que optar entre dos derechas (…) Ambas, sin embargo, dibujando el mismo horizonte para Chile, a través de programas y proyectos que en cualquier debate intelectual serio y sin censuras serían catalogados de derechas (Cursivas nuestras).[3]

Exponer aquí la conversión al neoliberalismo de la Concertación no obedece a una mala intención; por el contrario, los propios libremercadistas fueron los primeros en reconocerla. Tempranamente en 1997 en dos editoriales El Mercurio reconoce a la Concertación por ser “un pacto político genial” por la continuidad que le dieron a las estructuras de la dictadura: la “mayor victoria” de los militares es que sus ex opositores, transformados en gobierno, “no hayan modificado nada fundamental de las nuevas estructuras” del régimen y que como “no tenían un proyecto socioeconómico, ni lo tiene” se limitaron “sabiamente, a administrar lo que ya había” (Corvalán, 2001). Por su parte, Hermógenes Pérez de Arce, ex funcionario de la dictadura y hasta hoy un acérrimo defensor de la misma, señala: “el modelo de desarrollo económico-social que ponen en práctica los sucesivos gobiernos concertacionistas se parece mucho más al que [la derecha] siempre prohijó que a los proyectos propios y originales de la izquierda (socialismo marxista-leninista) y de la DC (socialismo comunitario)”.[4] Por eso no es raro escuchar a adversarios de antaño de la Concertación como Oscar Godoy, cientista político liberal, declarando su “satisfacción” al “verlos ahora pensar como liberales”, un gozo similar al que se “le produce a un creyente cuando consigue la conversión del otro”.[5] Por su parte, Arnold Harberberg, economista de la Escuela de Chicago y especie de mentor de las primeras camadas de estudiantes chilenos en Chicago, afirma que el país bajo la Concertación fue un ejemplo para el mundo: “que partidos políticos de izquierda finalmente hayan abrazado las lecciones de la buena ciencia económica [léase monetarismo] es una bendición para el mundo”. Es más, ¡Harberberg no cambiaría nada de la política económica concertacionista![6]

Si la satisfacción de los adversarios de la Concertación no fuera suficiente para dar cuenta de su conversión al neoliberalismo, es posible citar a los propios miembros de la coalición. Por ejemplo, Edgardo Boeninger —insigne concertacionista miembro de su cúpula negociadora y directiva histórica— y su confesión respecto a tal evolución del conglomerado. Como ministro de la Secretaría General de la Presidencia del gobierno de Patricio Aylwin, señaló que dicha administración “cumplió la misión de ‘legitimar’ ” el modelo neoliberal y que ello lo realizó por “su propia convicción” (Corvalán, 2001). Por si aún no hubiera quedado claro, las palabras de su libro Democracia en Chile. Lecciones para la gobernabilidad (1997), no dejan mucho más que comentar:

 De modo indirecto el éxito económico [¡sic!] postrero del régimen militar influyó significativamente en las propuestas de la Concertación, generando de hecho una convergencia que políticamente el conglomerado opositor no estaba en condiciones de reconocer... la incorporación de concepciones económicas más liberales a las propuestas de la Concertación se vio facilitada por la naturaleza del proceso político en dicho período, de carácter notoriamente cupular, limitado a núcleos pequeños de dirigentes que actuaban con considerable libertad en un entorno de fuerte respaldo de adherentes y simpatizantes (Boeninger citado en Portales, 2006: 105. Cursivas nuestras).[7]

Igualmente, Eugenio Tironi, el locuaz y siempre sincero intelectual concertacionista, reconocía en el año 2000 un secreto a voces al hablar respecto a ambas coaliciones: “son algo así como dos fuentes de dirección alternativa de un mismo orden socioeconómico, más no propuestas de modelos antagónicos” (Corvalán, 2001). Recientemente realizó declaraciones (o confesiones) en la línea de Boeninger ante críticas al neoliberalismo. Salió en su defensa y de paso aclaró cuál había sido por años el objetivo de la cúpula de la Concertación:

 La transición no abolió el modelo neoliberal, ¡en buena hora! (...) la transición [léase Concertación en acuerdo con la Alianza por Chile y las Fuerzas Armadas] nunca se planteó abolirlo ni hacerlo desaparecer bajo una retroexcavadora. Al contrario: se defendió la noción de la continuidad por sobre la ruptura... (Cursivas nuestras).[8]

Se entiende entonces porqué las administraciones de la Concertación se distinguieron por su servilismo hacia el gran empresariado en desmedro de sus verdaderos mandantes: el pueblo chileno. A ello hay que agregar el primer gobierno de Sebastián Piñera (2010-2014) que, por las características de su administración, se podría entender como una Concertación V.[9] La preocupación de las administraciones concertacionistas fue que los problemas socioeconómicos no dieran una mala imagen del país a los inversionistas: les interesaba salvar las apariencias para las consultoras internacionales de riesgo. No lo que debiera haber sido su prioridad: la vida del 84,7% de la ciudadanía que percibe un salario menor a $ 850 mil (Durán y Kremerman, 2018). Se ha eludido por años el tema del poder de influencia de los diversos intereses en la política económica, por medio del discurso acerca de que esas decisiones son de índole técnica. Lo cual es reforzado con el patrioterismo de definir aquellas determinaciones como un “tema país”.[10]

Es un hecho que la Concertación desde su llegada a La Moneda, asumió con decisión y entusiasmo la administración y legitimación del modelo socioeconómico instaurado por la dictadura cívico-militar. Con el obvio beneplácito de las Fuerza Armadas y de Orden, las élites empresariales y de la otra derecha, por más que sus partidos disputaran públicamente por ciertas cuestiones menores. Para lograrlo se usó y abusó, como prueba de blancura, de la lucha dada contra Pinochet y de que esos partidos habían sido los que recuperaron la democracia… haciendo desaparecer al pueblo y sus sacrificios de la historia. No obstante, al mismo tiempo, han beneficiado con sus medidas y omisiones a las élites y perjudicado al resto de la ciudadanía.[11]

 

(Este texto corresponde a un fragmento de la 2da. edición en preparación del libro Oikonomía. Economía Moderna. Economías)



[2] El binominalismo y la olvidada negociación de las reformas constitucionales con la dictadura en 1989, pueden entenderse como la excusa perfecta para esconder el giro neoliberal de la dirigencia de la coalición durante sus gobiernos: “los líderes de la Concertación aceptaron perder aquel inmenso poder que le brindaba la propia Carta Fundamental original del 80. Y lo que es aún más grave, desde el punto de vista democrático, dichas modificaciones se hicieron pasar completamente inadvertidas (...) validando aquella enorme cesión de poder político a la futura oposición de derecha” (Portales, 2000: 37). Esa mayoría cedida hubiera permitido modificar el “Plan Laboral”, las leyes de las ISAPRE y universidades, los sistemas financiero y tributario o el decreto-ley de amnistía.

[3] “Chile entre dos derechas” (www.derechos.org/nizkor/chile/conciencia.html).

[4] El Mercurio (19.03.06).

[5] La Nación (16.04.06).

[6] “Es una bendición que la izquierda haya abrazado la ciencia económica” (https://elpais.com/diario/2007/03/14/economia/1173826816_850215.html, 14.03.07). No por nada Ricardo Lagos —publicitado por la Concertación como el primer presidente “socialista” luego de Salvador Allende— recibió un cerrado y sincero apoyo desde la derecha y el gran empresariado: quien fuera presidente de la patronal Confederación de la Producción y el Comercio (CPC) declaró que “Como soy un liberal en esta elección [2016] claramente voy a estar con Lagos”, fue señalado como “el mejor Presidente de derecha de todos los tiempos” y los grandes empresarios le declararon su amor. Lagos, el “socialista” ícono de la Concertación, es de un socialismo muy singular.

[7] Cabe señalar que es urgente preguntar qué es realmente el “éxito económico” en Chile: ¿cifras de crecimiento de las grandes empresas, aumento de la riqueza del l% más rico o de una fracción incluso menor de la población, el aumento del consumo suntuario de esos grupos?

[8] “Tironi irritado sale en defensa de su generación ante el juicio de la Historia: ‘¡En buena hora la transición no abolió el modelo neoliberal’ ” (http://www.elmostrador.cl/noticias/pais/2016/12/19/tironi-irritado-sale-en-defensa-de-su-generacion-ante-el-juicio-de-la-historia-en-buena-hora-la-transicion-no-abolio-el-modelo-neoliberal/, 19.12.16).

[9] El segundo gobierno de Piñera apenas empieza y con una serie de señales equívocas, a lo que se suma su alianza con la extrema derecha filofascista y ultraconservadora cristiana (católica y evangélica). Piñera y sectores realmente liberales, pierden así una segunda oportunidad de encabezar la construcción de una centro derecha democrática... por lo que pareciera que ese rol lo seguirá jugando, como ha sido en todo el período de democracia recuperada, la Concertación hoy Nueva Mayoría.

[10] El segundo gobierno de Bachelet supondría un giro más reformista en ciertos ámbitos, pero su incapacidad política y para movilizar a la ciudadanía, no habría permitido avanzar mayormente o ese supuesto afán reformista fue un diseño político para ganar las elecciones de 2017... que perdieron estrepitosamente y con una abstención del 54%. En todo caso, la escasa discusión respecto a las reformas se movía entre la campaña del terror de la otra derecha con sus acusaciones de “populismo” y la insatisfacción de la socialdemocracia y la izquierda por la tibieza de las reformas.

[11] El sociólogo Felipe Portales, ex concertacionista crítico del rumbo que tomó la coalición, se ha dado el trabajo de pedirle explicaciones a la Concertación en una serie de columnas muy ilustrativas de su traición a sus viejos ideales: http://www.elclarin.cl/web/la-concertacion-debe-explicaciones.html?limitstart=0.

 

05/10/2019 10:36 andrés monares #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Respalda tu cuenta del féis

20190910184723-facebook-censura.jpg

Muchos somos quienes subimos fotos o escritos a Facebook (FB)... pero pocas veces nos planteamos qué puede pasar con todo ese material si, por ejemplo, nos cierran la cuenta. Yo recomiendo planteárselo y, de hecho, respaldar todo el material que has subido a tu cuenta y te interesa conservar.

¿Por qué? Te cuento mi caso.

FB me ha bloqueado el uso de mi cuenta tres veces en menos de un mes. Se me informó que violé las Normas Comunitarias... las cuales muy pocos de los millones de usuarios leen y uno termina guiándose por el mal llamado “sentido común” para sopesar sus propias publicaciones y/o comentarios. Craso error.

El primer bloqueo se debió a que subí la foto de unas jóvenes de alguna etnia amazónica jugando fútbol con el torso desnudo. La foto en cuestión no tiene nada de erótico, ni de grotesco y menos de pornográfico.

Pero, el torso desnudo y los pechos al aire no eran un problema para FB; sí la exhibición de sus pezones. La plataforma tiene una especial atención en los pezones... femeninos; los masculinos no son tema:

“Entendemos que las personas comparten desnudos por una variedad de razones, entre ellas, como una forma de protesta, para generar conciencia sobre una causa o por razones educativas o médicas, y aceptamos el contenido cuando dicha intención es evidente. Por ejemplo, aunque restringimos las fotos de senos femeninos que muestren el pezón, sí permitimos las que representen actos de protesta, a mujeres amamantando activamente y fotos de cicatrices de mastectomías. También permitimos fotografías de pinturas, esculturas y otras obras de arte donde se muestren figuras desnudas”[1]

Más allá de que la censura de pezones pueda parecer absurda o exagerada a un antropólogo, artista, médico o a cualquier persona que no cargue alguna perversión o sea una fanática religiosa… uno aceptó tales Normas Comunitarias al ser usuario de FB. Asumo mi ignorancia.

El segundo bloqueo sucedió a partir de que alguien denunció un comentario de mi parte. Puntualmente comenté una noticia de Jair Bolsonaro, con sus acostumbradas opiniones estúpidas y/o fascistoides, subiendo una caricatura de un ridículo Hitler expresando quejumbroso: “¡Es sólo mi opinión!”. Lo cual, obviamente, busca dejar en evidencia lo disparatado que es pretender que los discursos de odio merecen respeto por estar protegidos por la libertad de opinión.[2]

FB bloqueó mi cuenta, pero se me dio la opción de enviar un mensaje explicando que estaban en un error… y en más de 24 horas mi mensaje “no pudo ser procesado”. Lo cual extraña para un gigante tecnológico que es capaz de manejar una inmensa cantidad de información... Sin comentarios. Finalmente, cuando solicité una revisión a través de otra vía (pinchar una opción), la respuesta fue: “Volvimos a revisar tu publicación y no cumple nuestras Normas comunitarias.”

El problema es que la caricatura no viola las Normas de la propia plataforma sobre “Lenguaje que incita al odio”, pues FB asume “que a veces las personas comparten contenido que contiene el discurso de odio de alguien más con el fin de generar conciencia o educar a otros (…) En todos estos casos, permitimos tal contenido”. Y, se agrega: “Los comentarios humorísticos y sociales relacionados con estos temas sí están permitidos”.[3]

El tercer bloqueo fue porque en mi inocencia --que me consta que pasados los 15 años tiene otro nombre-- una vez recuperada mi cuenta, hice una publicación en mi muro contando mi experiencia con la caricatura de Hitler y acompañando el breve escrito con dicho dibujo. Estaba seguro que nadie con un mínimo de criterio podría suponer que era un discurso de odio. Además, recomendaba respaldar el material de FB, pues lo que me había pasado sugería que la plataforma puede cerrar las cuentas a su arbitrio y así los usuarios perderían fotos, escritos o alguna otra cuestión importante. Otra vez se me dio la opción de enviar un mensaje explicando que FB estaba en un error… y de nuevo en más de 24 horas mi mensaje “no pudo ser procesado”.

Claramente, el nuevo bloqueo fue automático al identificar un algoritmo la caricatura de Hitler; y, como de nuevo al no poder enviar un texto pinché la opción "revisión", supongo que mi publicación fue "chequeada" por el mismo algoritmo o por un funcionario quien no conoce las propias Normas de FB, no tiene ni dos dedos de frente o el más mínimo interés por su trabajo ni respeto por los usuarios. Incluso, esta vez me preocupé de seguir al detalle las Normas de la plataforma: "esperamos que se indique claramente la intención para que podamos entender mejor por qué se compartió"... Lo cual, de hecho, expuse al final de la publicación explicitando literalmente que era una ironía.

Para ir concluyendo, estas experiencias hacen que se derrumbe en un tris el sueño del liberalismo tecnológico acerca de la libertad de millones de emisores, quienes gracias a la magia de la red pueden expresar sus opiniones sin trabas en tiempo real a todo el planeta. Y asimismo cayó ese ya casi olvidado pesado telón de los pesimistas de la Escuela de Frankfurt, aquellos intelectuales que en la lejana primera mitad del siglo XX denunciaran el totalitarismo de los sistemas burocráticos… Incluyendo el de las grandes compañías con fines de lucro, las cuales al tiempo que alienan a las personas las utilizan para conseguir pingües beneficios.

En pleno siglo XXI podemos ser víctimas de la infantil venganza de un sujeto anónimo contra quienes no piensan como él, amparada en un algoritmo o en un funcionario descriteriado de una compañía que no tiene el más mínimo interés ni respeto por quienes utilizan su plataforma y los han hecho multimillonarios.

"La tecnología que supuestamente iba a permitir un avance en la calidad de vida, una confraternidad planetaria, se pone al servicio de lo peor. Compañías como Facebook y Google, fundadas por jóvenes visionarios de espíritu liberal, prestan hoy sus plataformas para los proyectos más siniestros. Véase el programa 'Dragonfly' de Google, un servidor especialmente creado para el gobierno chino donde el famoso buscador funciona con las restricciones impuestas por las autoridades, o la colaboración de Facebook en la utilización de datos privados en las campañas políticas de ultraderecha" (Gustavo Dessal, psicoanalista y escritor argentino).[4]

Vaya viajecito a un pasado que se suponía ya superado. No somos nada, somos simples usuarios.



[1] Normas Comunitarias. Parte III. Contenido inaceptable: 13. Desnudos y actividad sexual de adultos (https://www.facebook.com/communitystandards/objectionable_content).

[2] Con el tiempo pensé que fue una venganza de un seguidor de La Bestia… o peor todavía, de un opositor a él quien creyó que yo lo defendía. No sé cuál opción es más patética.

[3] Normas Comunitarias. Parte III. Contenido inaceptable: 11. Lenguaje que incita al odio (https://www.facebook.com/communitystandards/objectionable_content). De hecho, yo mismo he denunciado a FB en diversas ocasiones publicaciones y comentarios racistas, clasistas, homófobos, militaristas, colonialistas... y siempre se me ha contestado que cumplen las Normas Comunitarias.

[4] Gustavo Dessal: “El transhumanismo, que augura la llegada de un neo-sujeto, es por ahora una pura charlatanería con la que algunos hacen excelentes negocios” (https://www.theclinic.cl/2019/06/03/gustavo-dessal-el-transhumanismo-que-augura-la-llegada-de-un-neo-sujeto-es-por-ahora-una-pura-charlataneria-con-la-que-algunos-hacen-excelentes-negocios/?fbclid=IwAR1yycXV4z_fF0G2o7mp8uuqgyAEKEAWvHpJDdwctr0GLRRZyLFBuCkj1kc).

10/09/2019 12:47 andrés monares #. sin tema Hay 2 comentarios.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris