Facebook Twitter Google +1     Admin

El mito de un Israel "bueno" y uno "malo"

20200719213601-mapa-palestina-israel.jpg

Es hora de desechar la terminología «derechas» e «izquierdas»

Gilad Atzmon

La mayoría de comentaristas de la política israelí no consigue ver que las nociones de izquierda y derecha resultan bastante irrelevantes para entender la política israelí. Israel se define a sí mismo como el Estado judío y, efectivamente, según pasan los años, Israel se vuelve cada vez más judío. Naftali Bennett, que por un momento pareció ser la estrella ascendente en estas elecciones, se ha dado cuenta de esto muy bien. Ha reinventado lo del hogar judío en un partido político que ensalza la aspiración de Israel de cumplir su verdadero destino judío. Prometió a sus seguidores que pueden vivir como elegidos en su Estado solo para judíos independientemente de consideraciones éticas o morales. 

Pero es la mayoría de los judíos que participan en el juego político israelí, si no todos, los que están comprometidos con el sueño del «Estado judío». Por supuesto, difieren en algunas cuestiones prácticas y pragmáticas menores, pero en lo esencial están nítidamente de acuerdo. Aquí va un viejo chiste israelí: un colono israelí propone a su amigo de izquierdas: «El próximo verano tenemos que poner a todos los árabes en autobuses y sacarlos de nuestra tierra». El izquierdista: «Vale, pero asegúrate de que los autobuses tengan aire acondicionado«.

En Israel no hay halcones ni palomas. En su lugar, todo lo que tenemos es un leve debate entre unas escasas interpretaciones sobre tribalismo judío, nacionalismo y supremacía. Algunos judíos quieren estar rodeados de imponentes muros de gueto -les gusta, les resulta acogedor, se sienten seguros-; otros prefieren confiar en el poder de disuasión de las FDI. Algunos apoyan el uso excesivo de fósforo blanco, a otros les gustaría ver a Irán deshecho.

El supuesto de que existe una división política en Israel es sólo un mito que a los goyim les gusta tragarse porque hace el efecto de que es posible un cambio político e incluso una transformación espiritual. Pero la verdad terrible es que cuando se trata de los fundamentos reales, los israelíes están bastante unidos: la dirigente laborista Shelly Yachimovich y la criminal de guerra Tzipi Livni estaban entre los que se apresuraron a apoyar la Operación Columna de Nube de Netanyahu. Yair Lapid, líder del segundo partido más grande de Israel, también identificado como izquierda centrista, no rechazaría un puesto ministerial de Benjamin Netanyahu. Meretz, que aun siendo un partido sionista, es el único partido judío de Israel que tiene siquiera el vestigio de un pensamiento ético y universal y valores de igualdad, cuenta tan solo con 6 miembros en una Knesset de 110 diputados judíos.

Así que si queremos entender la política israelí, tenemos que desechar aquí la arcaica terminología del siglo XIX relativa a izquierda y derecha y empezar a rascar en la verdadera cultura e ideología que impulsan al Estado judío. Israel, sin un solo partido judío que incorpore en su agenda política la empatía hacia los palestinos, desafía la noción de igualdad universal. Se preocupa exclusivamente de los intereses del pueblo elegido, y los resultados de las elecciones israelíes así lo confirman. Todo lo que vemos es una competición vacía entre diferentes discursos judeocéntricos.

 

Gilad Atzmon es un saxofonista de jazz, activista político, escritor y novelista nacido en Israel, de nacionalidad británica.

 

• Texto publicado en enero de 2013, a propósito de las elecciones en Israel. Pero, como verá el lector, da buena cuenta de la realidad política de dicho Estado Judío.

Publicado en: https://rebelion.org/es-hora-de-desechar-la-terminologia-derechas-e-izquierdas/

 

19/07/2020 17:36 andrés monares #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Oikonomía. Economía Moderna. Economías

20200719004722-oikonomi-769-a-portada-2020.jpg

La economía, en su doble condición de disciplina "científica" y actividad capitalista occidental moderna, si bien ha dado lugar a muchas discusiones, en general ellas se han enmarcado en lo que la academia ortodoxa certifica como lo económico. De tal modo, muchas veces los debates no llegan a cuestionamientos profundos acerca de los cimientos ideológicos de dicha economía o de la cultura, ética e instituciones que propone y materializa en las sociedades bajo su influencia.

No obstante, sí es posible y recomendable plantear ciertas dudas fundamentales respecto a la economía: ¿por qué el lucro (ni siquiera la ganancia) cobró mayor relevancia que el trabajo y la producción?, ¿por qué se le considera una ’ciencia’ al modo de las ciencias naturales?, ¿por qué la política terminó siendo puesta a su servicio?, ¿ha sido o es el único sistema de sustento viable, correcto, eficiente o benigno?, ¿es un mero sistema técnico o una proyecto que contiene una cultura con sus ideas, moral e instituciones?

Este libro busca contestar las preguntas antedichas desde una perspectiva crítica, que pone en tela de juicio a la "ciencia económica" y al capitalismo de mercado desde la revisión de sus relaciones con lo ético, religioso, cultural, social, filosófico, político e histórico. Para ello se recurre a una mirada transdisciplinaria que busca romper los rígidos límites y el reduccionismo de la economía dominante.

(Texto contraportada)

18/07/2020 20:47 andrés monares #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Los nazis del ritmo

20191113175005-el-que-baila-pasa-281811-1-5dcaaf5ca63d8.jpg

El actual gobierno nunca deja de sorprender. Quién esto escribe carga de manera crónica cierta esperanza en la humanidad, la cual lo impulsa a pensar que la última ridiculez o inmoralidad de la administración Piñera será efectivamente la última. Y ya sabrá Ud. la respuesta: siempre se superan… y con creces.

Nunca esperamos nada de ellos y aun así nos decepcionan.

Desde que se ha venido desarrollando el levantamiento popular de octubre y noviembre, su inventiva para humillarse se ha disparado.

Argumentar que los escolares no tenían razones para manifestarse contra las alzas del Metro dado que su pasaje no había subido, parecía suficiente… pero siempre pueden sorprendernos más. Utilizar de inmediato el más extremo recurso decretando Estado de emergencia y sacando tropas a la calle (en un país que todavía no olvida los crímenes de las Fuerzas Armadas y de Orden en dictadura), parecía suficiente… pero siempre pueden sorprendernos más.

Desconocer la legitimidad de las demandas contra la institucionalización de la desigualdad, los privilegios y los abusos para llamar delincuentes y violentistas al pueblo y declararles la “guerra”, parecía suficiente… pero siempre pueden sorprendernos más. Subirse descaradamente al carro de la mayor marcha que ha visto Chile planteando que poco menos fue un acto de apoyo al gobierno, parecía suficiente… pero siempre pueden sorprendernos más. Que el presidente declare a un medio internacional que participa en las movilizaciones en su contra, parecía suficiente… pero siempre pueden sorprendernos más.

Seguir desconociendo las demandas de la ciudadanía para dar a conocer rimbombantemente medidas cosméticas que dejan intacto el modelo, parecía suficiente… pero siempre pueden sorprendernos más. No tomar en cuenta no solo el clamor popular sino hasta lo que puede ser el sentido común político y con menos de 10% de aprobación rechazar la Asamblea Constituyente para una nueva Constitución y plantear un Congreso Constituyente (con lo desprestigiada que está dicha corporación y lo poco representativa que es), parecía suficiente… pero sabemos que pueden sorprendernos más.

En fin, dejémoslo ahí. Me faltaría tiempo para escribir y a Ud. para leer tantas leseras. Eso sí, hay que reconocerles su esfuerzo creativo.

En esa línea del teatro del absurdo, pero en versión rasca, en medio de un país convulsionado y de la más desenfadada violencia policial que se haya visto desde la dictadura cívico-militar que incluye torturados, muertos, pérdidas de visión y ahora hasta un joven cegado… en ese contexto, ¡precisamente en ese contexto!, la vocera Karla Rubilar le comunicó a la nación, con teatral solemnidad, que la práctica “El que baila pasa” es “violenta”.[1]

Uno podría reírse de esta última ocurrencia la cual, una vez más, es solo una estrategia comunicacional: “Hemos matado, cegado, apaleado… pero ellos son tan malos como nosotros: ¡Imagínense que hacen bailar a la gente!”. En un país en crisis, con una policía que maltrata brutal y cobardemente a los ciudadanos por órdenes de La Moneda, la respuesta del gobierno es intentar convencernos de que los manifestantes somos malévolos… una especie de iracundos nazis caza judíos.

Nunca esperamos nada de ellos y aun así nos decepcionan.

En realidad, “El que baila pasa” es la manera festiva que manifestantes encontraron para hacer más lento el tránsito de una avenida sin cortarlo del todo. Lo cual, vía redes sociales, se ha difundido rápidamente por Chile. Hemos visto así imágenes por todo el país que comprueban que en el baile nos destacamos más por el entusiasmo que por la calidad. En la práctica, es un modo de relajar los ánimos en una situación que, dependiendo de la reacción de las y los automovilistas, pudiera tornarse agresiva.

Obviamente, tamaña tontería de que “El que baila pasa” es una práctica “violenta" no se le ocurrió a la vocera...  ni siquiera el hablar tan solemnemente en el punto de prensa. Tal como la invención del “Chilezuela” para las elecciones, estas payasadas se pagan con platas fiscales a genios de alguna agencia de comunicaciones… Es decir, con dinero de todas las y los chilenos.[2]

Se trata de un vicio de un sector político que en sus afiebrados sueños gerenciales, renuncian a hacer política y entienden el gobernar como una especie de relaciones públicas corporativas, cuyos resultados se juzgan por encuestas. Por eso las medidas son menos importantes que las campañas comunicacionales para difundirlas. La ineptitud del gobierno ante las movilizaciones corresponde, en buena parte, a un inmovilismo fruto de dicha antipolítica.

No entienden que hacen el ridículo... o no les importa Sin embargo, peor todavía, no entienden que con cada una de sus tonterías le echan más leña al fuego. Indigna su simpleza, indolencia y torpeza… ¡en un momento en que ya estamos muy indignados de su simpleza, indolencia y torpeza!

Sí Sra. Rubilar, su gobierno carga con muertos, mutilados, apaleados, gaseados, torturados, acribillados, etc. Pero, obviamente, lo violento es “El que baila pasa”… ¿Acaso tanta violencia bailarina sirve para justificar los nuevos anuncios pro seguridad de Piñera?

Espero que la ciudadanía no se deje engañar por un truco tan burdo, con el cual una vez más insultan su inteligencia.

Para finalizar, un consejo para La Moneda y “el sector”: si no nos respetan, al menos dejen de humillarse públicamente.



[1] “Vocera Rubilar califica ‘el que baila pasa’ como una práctica ‘humillante y violenta’ ”, https://www.biobiochile.cl/noticias/nacional/chile/2019/11/12/vocera-rubilar-califica-el-que-baila-pasa-como-una-practica-humillante-y-violenta.shtml, 12.11.19. Incluso, el “expresidente de la Comunidad Judía en Chile, Shai Agosin, [afirmó] que es una ‘práctica fascista’ que fue utilizada en la Alemania nazi”... Y ya sabemos que de fascismo, un sionista como Agosín sabe y con creces.

[2] En todo caso, Venezuela ha dado dinero a montones a las agencias de mercadeo político de América Latina e incluso de España… sin ningún esfuerzo creativo. Las campañas del terror, por ridículas que sean, no son patrimonio de la derecha nacional.

13/11/2019 11:50 andrés monares #. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris