Facebook Twitter Google +1     Admin

Tomás Moro y las reformas "demoníacas"

20141230161000-hh-thomas-moore048.jpg

Las élites y los economistas, sus defensores "científicos", poniendo el grito en el cielo por lo obvio... tantos años de engorda los mala costumbraron:

"Esa élite acomodada y sus cortesanos tecnócratas, predican las terribles consecuencias generales que supondría intervenir su autonomía. Según alegan, no hay nada peor para cualquier sociedad que negarles a los ricos esos privilegios e impedirles acceder a más riqueza. Esos embustes transformados en una insostenible lógica argumentativa, han marcado la tendencia de la acción política liberal moderna y neoliberal actual. Pero, aún teniendo presente su absurdo y su evidente parcialidad, han logrado convencer a una gran cantidad de personas de algo que va hasta contra el sentido común (de hecho, un sentido tan caro a la Ilustración). Para citar un típico ejemplo de esas “argucias”, desde la comodidad que les permiten sus altos ingresos, los economistas ortodoxos afirman junto a los grandes empresarios, lo conveniente que sería para todos no subir y hasta rebajar los salarios de los trabajadores. En relación a este atentado para la supervivencia de la mayoría de la humanidad, las propias teorías ecológico-deterministas o naturalistas en Antropología señalan: “algunos aspectos de lo que llamamos progreso o avance evolutivo son, de hecho, patológicos o desadaptativos”. Pueden llegar a buscar “la preservación de instituciones particulares políticas, sociales o económicas, tal vez a expensas de los sistemas vivientes” (Rappaport 1993: 288). La recurrente y corrupta connivencia actual entre lo productivo-comercial y la política, puede ser acertadamente descrita con las palabras Tomás Moro:

’...un conglomerado de gentes ricas que a la sombra y en nombre de la República, sólo se ocupan de su propio bienestar, discurriendo toda clase de procedimientos y argucias, tanto para seguir, sin temor a perderlo, en posesión de lo que adquirieron por malas artes, como para beneficiarse, al menor costo posible, del trabajo y esfuerzo de los pobres y abusar de ellos. Y así que consiguen que sus maquinaciones se manden observar en nombre de todos y, por tanto, en el de los pobres también, ya las ven convertidas en leyes’ "

 

Texto extraído de Reforma e Ilustración. Los teólogos que construyeron la Modernidad, 2012, Editorial Ayun, Santiago.

30/12/2014 10:10 andrés monares #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.



Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris